Blog

Suso Cecchi d’Amico

Suso Cecchi d’Amico

Suso Cecchi D'Amico

La Reina de Cinecittá y el neorrealismo italiano

A mediados de los años cuarenta, en las entrañas de un pueblo asolado por el fascismo se gestó el neorrealismo italiano, surgido como una respuesta al estilo histórico y musical impuesto por Mussolini como herramienta de propaganda. Este nuevo movimiento volvió a darle peso a los sentimientos de los personajes, a las relaciones entre ellos y al desarrollo descarnado y sin concesiones de los problemas reales del pueblo.

La improvisación fue un pilar importante de este movimiento, así como los elencos de actores y actrices no profesionales, que en muchas ocasiones representaban sus propias vidas. Esto chocaba de frente con la frivolidad y el sobrecargado optimismo del cine de la época anterior.

Fue en el seno de este movimiento donde desarrollaron el núcleo de sus carreras cinematográficas directores como Roberto Rossellini, Vittorio de Sica y Luchino Visconti. Pero no hablaremos de ellos hoy, sino que nos centraremos en la que con toda justicia se ganó el sobrenombre de La Reina de Cinecittá.

Hija de la pintora Leonetta Pieraccini y del escritor y guionista Emilio Cecchi, Giovanna Cecchi (1914-2010), apodada Suso por la familia, perteneció a la alta burguesía intelectual romana de principios de siglo. Debido a sus convicciones antifascistas se unió a la resistencia, por lo que acabó refugiándose en una granja de su familia, cerca de Florencia.

Mi hijo profesor

Ya caído el fascismo, a sus 32 años estrenó su primera película en 1946, Mio figlio professore (Mi hijo profesor), dirigida por Renato Castellani, y desde entonces no paró de escribir durante 60 años, hasta el estreno de Le rose del deserto (La rosa del desierto,  2006), dirigida por Mario Monicelli.

Sus trabajos más premiados fueron con Vittorio de Sica (El ladrón de bicicletas, Milagro en Milán), Luchino Visconti (El gatopardoSensoRocco y sus hermanosBellissimaEl extranjeroLudwigConfidenciasEl inocenteNosotras las mujeres), Mario Monicelli (Casanova ’70), Franco Zeffirelli (La fierecilla domada) y Mauro Bolognini (Metello).

Entre sus muchos reconocimientos, destaca el Grado Honorario de Lengua y Literatura concedido por la Universidad de Bari con la siguiente motivación: “Su técnica feroz y sus vastos conocimientos fueron muy valiosos en el valor literario de sus películas (…) Ella volvió a trabajar temas originales con una visión profunda y un extraordinario sentido literario cinematográfico”.

Además de esto, fue condecorada con la Oden al Mérito de la República Italiana y con el León de Oro en el Festival de Venecia de 1994 en honor a su trayectoria.

El gatopardo

Suso Cecchi d’Amico no se consideraba una artista, sino una artesana que disfrutaba haciendo comedia (aunque también escribía drama) y trabajando en equipo. Le gustaba la forma de rodar del neorrealismo, que implicaba bajos presupuestos y que facilitaba que los equipos de rodaje fueran grupos de amigos que se juntaban para perseguir historias por la ciudad, para escribirlas juntos y discutirlas, para rodarlas en las calles y en sus casas, con luz natural, sin focos y sin las exigencias de rentabilidad de cualquier productora posterior.

Si aún no sabes por dónde empezar a ver sus obras, permítenos decirte que en 1954, la revista Sight and Sound publicó su primera lista de “Las diez mejores películas jamás hechas”, Ladri di biciclette (Ladrón de bicicletas) estaba en primer lugar en esa lista. En 1962 fue puesta en el séptimo en la misma lista. Ocupa el primer puesto en la lista de “Las 50 películas que deberías ver a los 14 años“.

Ladrón de bicicletas

 

DAVID MUÑOZ

David Muñoz

Fundador y director de Hibrida Films (www.hibridafilms.es), productora cinematográfica, David Muñoz es guionista, director y productor de películas documentales y de ficción ganadoras de más de 100 premios y más de 500 selecciones en festivales de cine internacionales.

Premio Goya 2010 al Mejor Cortometraje Documental Español por FLORES DE RUANDA, con la que también ganó el Premio Helénico del Público en Thessaloniki International Film Festival. Premio del Jurado al Mejor Cortometraje Documental en Al-Jazeera International Documentary Film Festival por LA BROMA INFINITA. Su documental OTRA NOCHE EN LA TIERRA atesora, entre otros, la Biznaga de Plata, Segundo Premio al Mejor Documental del 15 Festival de Cine de Málaga, el Premio de la Crítica FIPRESCI en DOK Leipzig, el President’s Award de la Fundación Japón de la NHK TV o el Premio al Mejor Largometraje Documental en el Festival Internacional de Cine de Guanajuato (Mexico).

el espinazo del diablo

Su cortometraje de ficción A PROPÓSITO DE NDUGU se estrenó en competición oficial en la 63 Berlinale International Filmfestspiele Berlin, fue ganador del Premio al mejor Cortometraje Andaluz en el Festival Internacional de Cortometrajes “Almería en Corto” y del Premio al Mejor Cortometraje en el Slum Film Festival (Kenia).

Su cortometraje EL JUEGO DEL ESCONDITE, que se estrenó en la 65 Berlinale Internationale Filmfestspiele Berlin, ha ganado la Biznaga de Plata, Premio Especial del Jurado del Festival de Cine de Málaga, la Caracola Alcances, Premio al Mejor Cortometraje en Alcances Cádiz Festival de Cine Documental y el Premio Especial SGAE a la Mejor Dirección en SEFF Sevilla Festival de Cine Europeo.

Sus películas han sido emitidas en varios canales de TV internacionales, como France TV, Al Arabiya, Mena TV o Link TV.

exorcismus

Es tutor de proyectos cinematográficos en varias universidades en España. Ha colaborado con varios festivales de cine como jurado en España, Iran, Egipto, Turquía, Bangladesh y EEUU.

También ha trabajado en series como “La fuga”, “El barco”, “El capitán Alatriste” y “El comisario” entre otras.

FILMOGRAFÍA:

VELOCE VITA (2016 / Largometraje / Italia / en Producción)

FUERA DE PANTALLA (2016 / Cortometraje / España, Italia / en Producción)

EL JUEGO DEL ESCONDITE (2015 / 23min / Líbano)

A PROPÓSITO DE NDUGU (2013 / 16min / Kenia)

OTRA NOCHE EN LA TIERRA (2012 / 28min, 52min / Egipto)

FIST OF JESUS (2012 7 15min, España)

 el puño de jesús

 

LA BROMA INFINITA (2011 / 18min / EEUU, España, Níger, Turquía, Japón, Bangladesh)

LA POSESIÓN DE EMMA EVANS (2010 / 100min / España, dirigida por Manuel Carballo)

 

TRES TRISTES TIGRES (2010 / 14min / Dubai, Bangladesh)

FLORES DE RUANDA (2009 / 19min / Ruanda)

DESARROLLO HUMANO (2007 / 25min / Noruega, Níger)

EL ESPINAZO DEL DIABLO (2001 / 106min / España, dirigida por Guillermo del Toro)

6 RAZONES PARA ESCRIBIR GUIONES

6 RAZONES PARA ESCRIBIR GUIONES

“¿Dónde pongo lo hallado?”

Por ejemplo, en un guión.

Escribir guiones como respuesta

Escribir guiones da una respuesta posible a esta crucial pregunta que aparecía en una memorable canción. Por supuesto que no es la única posibilidad, pero de algún modo, escribir guiones nos permite recuperar, evocar y cambiar los finales, imaginar otras tramas, etc. de aquellas vivencias que queremos que no se disipen rápidamente. Por haber sido muy buenas o muy malas.
A veces quedan incorporadas en nuestro inconsciente y aparecen “por sí solas” al
sentarnos a escribir, casi sin darnos cuenta.

Escribir guiones como forma de darle valor a nuestras horas

Pero así como el pintor encuentra placer en pintar, ocupando horas y horas donde puede aislarse del mundo exterior (¡no depende de él ni de nadie mientras está pintando!), y siente ese incomparable placer de crear, más allá de saber si se va a exponer o no, si se va a vender su obra, si seducirá a un galerista, al mercado, etc.; el escritor, el cineasta: el guionista, también disfruta volcando las historias que proyecta en su mente al ordenador o al papel. Y que nos brinda la posibilidad de re‐pensar/se, de crear, de reflexionar y compartir lo que pensamos y sentimos para llegar al otro, entretenerlo, conmoverlo y, si es posible, conmocionarlo: y todo esto aparta el vacío.

Escribir guiones para colocar nuestro dolor en otro lugar

Aleja la angustia, que ya no suele visitarnos mientras creamos, aunque sí a nuestros personajes en conflicto, que es justamente lo que tiene que ocurrir: en el transcurso de nuestras historias ellos van a ser puestos a prueba y para resolver aquello que los aqueja tendrán que enfrentarse a antagonistas externos e internos, sus “demonios”, pero bueno, les pasa a ellos…

Ser guionista como profesión

Escribir guiones, ser guionista es también un oficio, una profesión. Y esto supone estar preparado para los vaivenes de cualquier trabajo artístico. Pero… “quién nos quita lo bailado”, lo que vivenciamos mientras pegamos una palabra a la otra, recreamos frases para contar una imagen, probamos diálogos, ponemos en pié una escena, sugerimos su puesta en escena, y por fin conseguimos una secuencia, y luego un acto, y finalmente contamos una historia.

El guión donde recrear nuestros mundos personales

A veces imaginamos sumar una canción, una música, o nos decantamos por
sonidos y silencios. También descubrimos que “usamos” nuestros rincones
favoritos, por bellos o sórdidos, para que dos se conozcan o uno acorrale a su
enemigo. O imaginamos una ciudad del futuro o del pasado, con sus reglas de
juego, sus vestuarios, sus medios de transporte, y establecemos cómo se dan las
formas de poder, etc. Este placer que da el hacer, el recrear, concebir mundos, con sus relaciones y comportamientos, donde llevamos a nuestros personajes a tomar decisiones (en donde invariablemente aparecerán nuestros puntos de vista) es impagable, y da la satisfacción equivalente a ese amarillo finalmente encontrado por el pintor en la paleta con la que completa su cuadro.
El de guionista es un oficio a veces bien remunerado, otras muchas no tanto. Es una lucha vigente, pero escribir guiones siempre da una posibilidad, genera una ilusión (legítima, palpable) de concreción en una película, en una serie, un cortometraje, o un documental.
Y se puede escribir en cualquier lado. Se puede. Y todo lo que vemos y oímos pasa a ser materia prima, incluso los lugares anodinos, o los seres que nadie mira.

Escribir guiones aleja el vacío

Ya casi no nos aburrimos, porque tenemos los sentidos alerta todo el tiempo y
aprovechamos los tiempos muertos para imaginar, asociar… crear. Todo nos deja
algo, todo nos interesa, porque mirar la vida nos forma como guionistas y nos provee material de trabajo.
Contar, incidir, ver lo que creamos luego corporizado por actores…
Comunicar nuestra mirada sobre los vínculos, sobre los temas de la vida…
Hace bien encontrar dónde poner lo hallado.
Aleja el vacío, o lo mantiene a raya.
No es poco.