Blog

Ofertas para socios de FNAC

descuento socios fnac

Las personas con carné de socio de FNAC en vigor tendrán un descuento de un 8% en el MÁSTER DE GUIÓN DE CINE Y TV y en el resto de nuestros CURSOS.

Para beneficiarte de esta oferta, solo tienes que ponerte en contacto con La Factoría y enseñarnos tu carné de FNAC.

Te puedes poner en contacto con nosotros por las siguientes vías:
-Enviando un correo electrónico a info@factoriadelguion.com
-Por teléfono: al 91 025 32 15 o al 685 898 329
-Pinchando aquí                                                                                                                     
-Visitando nuestra sede: Plaza de Santa Ana nº6, planta 4. Barrio de las Letras, Madrid, (metro Antón Martín / Sol / Sevilla)

6 Buenos consejos para guionistas

6 BUENOS CONSEJOS PARA GUIONISTAS

consejos para guionistas

Aunque cada guionista va elaborando y mejorando su sistema a lo largo de su vida, nunca está de más saber qué cosas les son útiles a otros, especialmente si esos otros tienen más rodaje que nosotros.

Por esto mismo, hemos reunido aquí los consejos para guionistas de algunos de nuestros profesores, cada uno especialista en su campo, para que te asegures de crear historias y personajes sólidos.

1.- Pedro Loeb

Nuestro director y profesor de los Cursos de Guión Intensivo y Avanzado insiste en que no se espere a la inspiración para ponerse a trabajar.

Hay que convocar los estados del alma”, dice, y alienta a cada uno a buscar su propio camino para conseguirlo: cambiar de ambiente, nutrirse de otras formas de expresión artística leyendo, viendo distintos tipos de cine, yendo a exposiciones, etc. Si nos bloqueamos con una historia podemos pasar a otra o tomar un descanso, pero no debemos acostumbrarnos a esperar a tener una idea brillante para ponernos a escribir.

 

2.– Ángela Obón

La profesora de nuestro Curso de Guión de Comedia lo deja bien claro: “Al escribir comedia, la perspectiva cómica (la visión particular de la vida del personaje, lo que lo hace singular) debe ser llevada al límite. No basta con que un personaje sea un poco inocente, debe ser realmente inocente. El resto de las características tienen que ser más moderadas. Es decir, la perspectiva cómica se exagera y lo demás se balancea”.

Es uno de los errores habituales de algunos guionistas al escribir comedia: queremos construir personajes que sean lo más en todo: el más torpe, el más sarcástico, el más desafortunado… Y nos queda un personaje poco definido y sin auténtico potencial cómico.

 

3.- Javier Fonseca

En sus seminarios de diálogo, Javier insiste en la importancia de evitar que los personajes hablen demasiado o sobreexpliquen el conflicto. Los diálogos deben ser cortos y significativos.

Una buena costumbre de todo guionista que se precie es, al tener un diálogo ya escrito, buscar las líneas prescindibles y eliminarlas. A veces, el silencio explica más y queda mejor.

 

4.- Sonia Gómez

La profesora de nuestro Curso de Guión de Series de Televisión propone una serie de preguntas para revisar nuestros diálogos:

1.- ¿Es creíble?: Así comprobamos la verosimilitud.
2.- ¿Sirve para nuestro objetivo?: Nos aseguramos de que sea funcional.
3.- ¿Es especial?: Debemos buscar la singularidad de cada diálogo.
4.- ¿Es breve y conciso?: Los diálogos en los que se habla mucho y no se dice nada perjudican al ritmo narrativo.

 

5.- David Planell

Nuestro profesor de Dirección de Actores y Dirección de Cine nos da un consejo para guionistas y para directores: “Hay que tener en mente la emoción que queremos generar en el espectador”. Y esto no lo da solo el qué está pasando, sino también el cómo está pasando. Dado que no podemos explicar directamente lo que esperamos que el espectador sienta, debemos generar un clima que propicie la emoción que buscamos.

 

6.- Carlos Bianchi

Nuestro profesor del Curso de Guión de Series de TV y de Webseries y Series de Bajo Coste nos recuerda que la historia y la personalidad de nuestro personaje deben estar interconectadas: la historia debe servir para ir revelando poco a poco las diferentes caras de la personalidad, pero esta a su vez debe ser modificada por la historia. Nuestro personaje no puede ser el mismo al principio que al final, sino que debemos asegurarnos un arco dramático que modifique quién es.

 

Esperamos que estos consejos para guionistas os sirvan. Y recordad, el último y más importante, el lema de La Factoría:

Cuanto más se escribe, mejor se escribe.

Lucas Figueroa

Lucas Figueroa

Curso Dirección de Cine

Nacido en Buenos Aires, Lucas Figueroa trabajó como guionista, editor, productor y cámara en más de 20 países antes de ser director de cine. También ha dirigido spots publicitarios.
Lucas Figueroa ha ganado en los últimos 3 años más de 450 premios internacionales en festivales de cine por su “Trilogía de muerte”, una serie de tres cortometrajes de ficción.
En 2011, recibe el Premio Guinness de los Records por dirigir y producir el Cortometraje más premiado de la historia, Porque hay cosas que nunca se olvidan (ver aquí), sumando él solo más de 300 premios.
En 2012 rueda su primer largometraje “Viral”, producido por LMF films, empresa de producción cinematográfica situada en Madrid.

curso direccion de cine

FILMOGRAFÍA

– 2013 VIRAL
– 2011 PRÓLOGO
– 2008 PORQUE HAY COSAS QUE NUNCA SE OLVIDAN
– 2006 BOLETOS POR FAVOR
– 2005 CON QUE 24…eh? (ouch!)

Guinness al corto más premiado

 

http://www.lucasfigueroa.com/

Suso Cecchi d’Amico

Suso Cecchi d’Amico

Suso Cecchi D'Amico

La Reina de Cinecittá y el neorrealismo italiano

A mediados de los años cuarenta, en las entrañas de un pueblo asolado por el fascismo se gestó el neorrealismo italiano, surgido como una respuesta al estilo histórico y musical impuesto por Mussolini como herramienta de propaganda. Este nuevo movimiento volvió a darle peso a los sentimientos de los personajes, a las relaciones entre ellos y al desarrollo descarnado y sin concesiones de los problemas reales del pueblo.

La improvisación fue un pilar importante de este movimiento, así como los elencos de actores y actrices no profesionales, que en muchas ocasiones representaban sus propias vidas. Esto chocaba de frente con la frivolidad y el sobrecargado optimismo del cine de la época anterior.

Fue en el seno de este movimiento donde desarrollaron el núcleo de sus carreras cinematográficas directores como Roberto Rossellini, Vittorio de Sica y Luchino Visconti. Pero no hablaremos de ellos hoy, sino que nos centraremos en la que con toda justicia se ganó el sobrenombre de La Reina de Cinecittá.

Hija de la pintora Leonetta Pieraccini y del escritor y guionista Emilio Cecchi, Giovanna Cecchi (1914-2010), apodada Suso por la familia, perteneció a la alta burguesía intelectual romana de principios de siglo. Debido a sus convicciones antifascistas se unió a la resistencia, por lo que acabó refugiándose en una granja de su familia, cerca de Florencia.

Mi hijo profesor

Ya caído el fascismo, a sus 32 años estrenó su primera película en 1946, Mio figlio professore (Mi hijo profesor), dirigida por Renato Castellani, y desde entonces no paró de escribir durante 60 años, hasta el estreno de Le rose del deserto (La rosa del desierto,  2006), dirigida por Mario Monicelli.

Sus trabajos más premiados fueron con Vittorio de Sica (El ladrón de bicicletas, Milagro en Milán), Luchino Visconti (El gatopardoSensoRocco y sus hermanosBellissimaEl extranjeroLudwigConfidenciasEl inocenteNosotras las mujeres), Mario Monicelli (Casanova ’70), Franco Zeffirelli (La fierecilla domada) y Mauro Bolognini (Metello).

Entre sus muchos reconocimientos, destaca el Grado Honorario de Lengua y Literatura concedido por la Universidad de Bari con la siguiente motivación: “Su técnica feroz y sus vastos conocimientos fueron muy valiosos en el valor literario de sus películas (…) Ella volvió a trabajar temas originales con una visión profunda y un extraordinario sentido literario cinematográfico”.

Además de esto, fue condecorada con la Oden al Mérito de la República Italiana y con el León de Oro en el Festival de Venecia de 1994 en honor a su trayectoria.

El gatopardo

Suso Cecchi d’Amico no se consideraba una artista, sino una artesana que disfrutaba haciendo comedia (aunque también escribía drama) y trabajando en equipo. Le gustaba la forma de rodar del neorrealismo, que implicaba bajos presupuestos y que facilitaba que los equipos de rodaje fueran grupos de amigos que se juntaban para perseguir historias por la ciudad, para escribirlas juntos y discutirlas, para rodarlas en las calles y en sus casas, con luz natural, sin focos y sin las exigencias de rentabilidad de cualquier productora posterior.

Si aún no sabes por dónde empezar a ver sus obras, permítenos decirte que en 1954, la revista Sight and Sound publicó su primera lista de “Las diez mejores películas jamás hechas”, Ladri di biciclette (Ladrón de bicicletas) estaba en primer lugar en esa lista. En 1962 fue puesta en el séptimo en la misma lista. Ocupa el primer puesto en la lista de “Las 50 películas que deberías ver a los 14 años“.

Ladrón de bicicletas